fbpx

La prueba incontestable: Noelia Rodiles y «The butterfly effect»

por | 12/02/2020 | Crítica

España podrá quejarse de muchas cosas y acomplejarse de otras tantas, pero algo es seguro: el nivel de los pianistas actuales en nuestro país es espectacular. Así de sencillo. Hacer una lista sería interminable para mí y aburrido para usted, pero partiendo de nombres como Alicia de Larrocha, Rafael Orozco o Esteban Sánchez se puede trazar un recorrido que termina en los intérpretes más jóvenes que aún continúan formándose pero que ya apuntan maneras. Entre los unos y los otros hay varias generaciones de pianistas, y algunos están en lo que podríamos llamar un momento dulce. Tal es el caso de la asturiana Noelia Rodiles, que acaba de lanzar al mercado su segundo disco a solo, titulado The butterfly effect, con la impecable producción que caracteriza al sello Eudora.

La pianista plantea un repertorio cuanto menos sorprendente y que, gracias a una variedad no exenta de hilo conductor, alcanza el gran objetivo de su propuesta: lograr que músicas actuales y pasadas convivan en perfecto equilibrio. Debemos agradecer a la asturiana que, además de hacer un excelente trabajo ante el piano, impulse la creación de nuevas obras musicales de la mano de compositores de gran inventiva y lenguaje personal. Así pues, encontramos páginas de Jesús Rueda, David del Puerto y Joan Magrané —encargadas a los compositores por la propia Rodiles—, compartiendo espacio con Schubert, Mendelssohn y Schumann.

Y con Schumann se abre este The butterfly effect, con su maravillosa «Papillons» Op. 2. Como muchas de las grandes obras para piano del compositor alemán, «Papillons» es una suerte de álbum de piezas pequeñas cada una con un carácter y un afecto distinto pero que se encadenan formando algo más que una simple colección de miniaturas. La lectura de Rodiles no solo es elegante, bella y refinada, sino que nos muestra a una pianista de enorme sensibilidad e inteligencia que sabe cómo imprimir en la música su personalidad. Rodiles consigue hacer emerger las voces intermedias de forma sutil de modo que los detalles salen a la luz sin imponerse, de forma muy natural.

La sonata nº5 del compositor Jesús Rueda (1961), titulada «The butterfly effect» y de la cual toma su nombre el disco completo, es una obra en extremo interesante. Jugando con las texturas más aéreas del piano, su primer movimiento, «Wings», parece querer describir el aleteo de mariposas que se elevan ligeras sobre las pesadas octavas en la sección grave. Es una música sin centro tonal pero de diáfana construcción, en la que se aprecia una búsqueda minuciosa del color sonoro. El segundo movimiento, más lento y reposado, lleva por título «Evanescent» y discurre en un clima cercano a la meditación. Algunas sonoridades presentes en ciertos momentos me recuerdan, convenientemente adaptadas al lenguaje de nuestro tiempo, a ciertos pasajes de la obra de Ravel. El tercer movimiento, «Perpetuum mobile», es una implacable sucesión de notas rápidas con constantes cambios de acentuación. Rodiles demuestra tener sangre fría, además de una gran precisión en el toque —quien quiera otra muestra de ello puede acudir a su primer disco y escuchar la apabullante regularidad con la que despacha el ostinato de mano izquierda en el séptimo número de la «Musica Ricercata» de Ligeti—.

Llega el turno de Mendelssohn y sus seis «Romanzas sin palabras» Op. 30. Al igual que con Schumann, Rodiles despliega en cada uno de estas seis piezas toda su paleta de recursos expresivos y firma una lectura dulce, amable y delicada. Mendelssohn no siempre se lo pone fácil al intérprete y a menudo recurre a acompañamientos repartidos entre ambas manos mientras mantiene la melodía en un registro medio, recurso que, por cierto, también era del gusto de Schumann. Este tipo de escritura ofrece un resultado sonoro muy natural —teniendo en cuenta que se persigue una recreación de los registros de la voz—, pero no resulta tan cómoda para el pianista como pudiera parecer. En cualquier caso, en la lectura de Noelia Rodiles no se transparentan esas dificultades que a menudo oculta la música aparentemente sencilla, y con asombrosa fluidez y espontaneidad nos atrapa en una cálida atmósfera expresiva.

Ha querido la casualidad que, justo una semana después de publicar una crítica de las sonatas para guitarra de David del Puerto y alabar su gran trabajo, hoy podamos hablar de una obra para piano de este mismo compositor. Los «Seis caprichos sin título» muestran la versatilidad de del Puerto, que igual nos lleva por el terreno del contrapunto que por la homofonía, y que parece escribir para el piano con la naturalidad de quien conoce a fondo el instrumento. Al igual que en sus sonatas para guitarra, hay en esta música un importante componente rítmico. Su sonoridad es algo más dura, si bien es cierto que cuando quiere también recorre paisajes amables, delicados y tranquilos. Ni que decir tiene que Rodiles firma la que por ahora es la versión canónica de esta obra y lo hace con eficacia, pues su pianismo le permite extraer de la partitura una enorme cantidad de detalles.

Sorprendente y acertada elección por parte de la pianista incluir el Adagio en sol mayor D. 178 en el programa. Hay en esta partitura algo de improvisación, un caminar errante que recuerda en cierto modo a las fantasías de Mozart. La pianista hace una lectura sensible y expresiva en la que demuestra la calidad de su pianissimo y su cantabile, factores siempre delicados y comprometidos. Claro está que no se trata de una de las grandes páginas de Schubert pero, como diría una persona muy cercana y querida para mí, no hay obras pequeñas para el buen intérprete.

Y así llegamos a la última parada del disco, las «Dues peces per a piano» del compositor reusense Joan Magrané. Igual estoy equivocado de medio a medio, pero la escucha de esta música me sugiere una búsqueda de la imagen a través del sonido. Ambas piezas parecen evocar imágenes muy nítidas: yo veo cristales rotos, gotas de agua, transparencias. La obra es una parte, la interpretación de Rodiles hace el resto. En cualquier caso escuchar esta partitura es una experiencia compleja y estimulante. Quizá sea la obra más dura de todo el programa y la que exige del oyente una mayor atención. Situarla en último lugar del disco me parece, además, una decisión bien tomada, pues es una jugosa recompensa para quien ha paladeado todo el repertorio del CD.

A mi juicio, The butterfly effect no solo es un disco que vale la pena tener; estoy seguro de que muchos volverán a él de forma recurrente hasta profundizar en sus múltiples detalles. Con un repertorio sorprendente, bien escogido, variado e interpretado de forma excepcional, Noelia Rodiles pone sobre la mesa una prueba incontestable de su talento pianístico. No se la pierdan.

Soy pianista y profesor de conservatorio en la Comunidad de Madrid. Tras haber escrito durante algunos años en diferentes medios especializados he creado ESPACIO AREZZO, un blog en el que publico crítica, artículos de opinión y monografías, además de breves textos en clave de ensayo. Soy también productor audiovisual y técnico de sonido. En 2019 se estrenó mi primer largometraje documental y estoy en fase de producir el segundo.  Compagino mi trabajo en la docencia con la crítica y el mundo audiovisual. Álvaro Menéndez Granda

¡Suscríbete!

Si deseas permanecer informado de los últimos artículos y las críticas más recientes, suscríbete a nuestro boletín de noticias. No invadiremos tu bandeja de entrada: te enviaremos un email semanal y únicamente lo haremos si hay novedades en el blog.

Últimas críticas

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable: Álvaro Menéndez Granda
  • Finalidad: Gestionar los comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento (que estás de acuerdo en que recojamos tus datos)
  • Destinatarios: Los datos que facilitas estarán ubicados en los servidores de Hostalia, que es la empresa que provee el servicio de alojamiento web a www.espacio-arezzo.com dentro de la UE. Puedes ver la política de privacidad de Hostalia en la siguiente URL: https://www.hostalia.com/politica-privacidad/
  • Derechos: Podrás ejercer, entre otros, tu derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad

Siéntete libre de publicar un comentario si crees que tienes algo que aportar al artículo o deseas dar tu punto de vista. Por favor, ten encuenta que tu comentario pasará por una fase de moderación antes de ser publicado. Los comentarios ajenos al tema del artículo, ofensivos o con errores ortográficos no se publicarán.