Una obra rica, frondosa, con influencias muy diferentes y un lenguaje que las aglutina todas con destreza, huyendo del simple «collage». Comesaña habla con su propia voz.